ExTrEmE SpOrTs

La semana pasada estuve de vacaciones en Denia con un par de colegas, mi estado actual es deplorable, estoy sordo de un oído y medio sordo del otro, tengo cayos en las manos, me he quemado, tengo los tobillos despellejados y he engordado 2 kilos en una semana, las vacaciones son ciertamente nefastas para la salud. Da pena verme, tengo menos glamour que un bocata de chóped en pan integral.

La próxima vez, las vacaciones, me las tomaré más tranquilamente, los deportes extremos hacen mucho daño y uno ya va teniendo una edad para cuidarse. Y es que en la piscina, por segunda vez en mi vida se me metió agua en los oídos, pese a que no nadé demasiado y pese a que yo pensaba que los cubatas de ron interactuarían con el cloro y lo impedirían, no fue así. Dicha agua además, me privó de la maravilla de oír los oyuquens del street fighter 4 de la play 3 a la que me pasé jugando un 33% del tiempo y que me produjo sendos cayos en los dedos, pero creo que esto fue en conjunción con el campeonato de futbolín del fin de semana anterior.

A conocimiento del público hago saber que, por ciertas cicatrices recientes en mi cara, debo untarme crema solar factor 50 en ellas para que no queden marcas. Normalmente me la froto… la crema, no hagáis chistes fáciles y zafios, por favor; hasta que desaparece todo rastro de ella en mis sutiles dedos. Dado que en el chalet no llevaba camiseta, me limpiaba los dedos de crema trazando una diagonal por mi ultra-sexy pecho descubierto. Me quemé. Ahora soy como una camiseta del Rayo Vallecano, pero al revés, todo rojo con una diagonal blanca en mitad del pecho.

Amén de todo esto, decidí que tanto deporte no era óbice para que no me cuidara un poco más, así que decidí poner en práctica la dieta mediterránea. Como yo de dietas no sé mucho me acerqué al mediterráneo (escasos 100 metros de "mi" chalet) para comprobar cual era dicha dieta, tras un elaborado estudio del guiri común y del guiri agambado, muy abundantes ambos en esa zona, concluí que sin duda la dieta debía basarse fundamentalmente en cerveza con pan y fiambre, así que decidimos alimentarnos con eso todo el día, desde el desayuno hasta el resopón. No puedo negar que, pese a que hicimos durísimos esfuerzos por no saltarnos la dieta, lo de los regimenes es ardua tarea y no pudimos por menos que pasarnos a comer un buen arroz negro en "Venta de Posa", un fantástico restaurante de la Marina Alta y regarlo con un simpático y gracioso vino blanco de marca idem… de marca "Marina Alta" no de marca blanca.

Finalmente y como colofón se fueron mis amigos del chalé y llegó mi padre. Un poco de paseo en la barca, que en la proa, donde voy yo siempre, pega unas hostias de impresión cuando coge olas y nada, eso, tobillos sin piel.

Los deportes de riesgo son así, arriesgados. Que sepáis que si queréis ir a la piscina, salir al sol, jugar a la consola, hacer dieta mediterránea, jugar al futbolín o montar en barca, debéis hacerlo con las debidas protecciones y siempre con especialistas bien experimentados en el tema, sino ya sabéis como podéis acabar. Sin duda, la mejor alternativa es no moverse del sofá.

Por lo menos, como siempre, les gané una pasta al poker.

Arriesgados saludos,

Tío Yyr.

5 comentarios:

X dijo...

¿Lo de las debidas protecciones no era para otro deporte de riesgo? xD

Por favor, absténganse de chistes zafios. :P

Markesa Merteuil dijo...

Mejor no pregunto a qué se deben las heridas de la cara, que lo mismo me dices a una party informática.

Yyrkoon dijo...

X, las protecciones solares no, además ese "deporte" al que creo te refieres tiene el riesgo al intertar practicar, no al hacerlo.

Señorita Merteuil, lo de las cicatrices es una corta historia, pero una historia, tenía en mente hacer un post. En algún momento así será.

Markesa Merteuil dijo...

Uy... podría ponerle yo a usted, señor Yyrkoon varios ejemplos de por qué también es arriesgado practicarlo. Hay desde el típico amante que no te deja respirar (y no precisamente por su ardor, sino más bien por su impericia)hasta los cambios bruscos de postura en la que uno de los dos puede acabar en el suelo... amén de otras muchas posibles variantes de siniestralidad coital.

xenia dijo...

Jajaja, joder Yyrkoon eres un pupas!! juassssssss, pero las cicatrices no han sufrido quemadura alguna no? algo salió bien. xD

No te quejes tanto, que muchos quisieran tener chalecito, piscinita y barca, todo un lujo!!

Besos accidentados. ^^