Navidad, navidad, apestosa navidad.


Bueno, se va acercando la navidad, se acerca lenta e inexorable avanzando un pasito cada vez que suenan las 12 campanadas, embozada en el manto de la noche. Es como Ramón García pero con gracia. Viene con el frío; portando promesas de felicidad y presentes envueltos en papeles de colores, pero al final sólo trae gastos, buenas intenciones que siempre son incumplidas y malos augurios para el año siguiente, bien pensado, quitando lo de las buenas intenciones casi se parece más al gobierno actual (o al anterior) que ha Ramón García.

Todas las jolgoriosas familias adquieren sus arbolitos de navidad y los acicalan cual a choni poligonera. Entre las bolitas con purpurina, las tiras de colores, los cables de las lucecitas y que el árbol es artificial más que un homenaje a Cristo parece un homenaje a Repsol, hay más plástico ahí que en las tetas de la Carbonero.

En estas fechas tan señaladas es siempre un placer sumarse a la turba descerebrada. Ir de compras rodeados de esa siempre fantástica música que son los villancicos. De verdad me pregunto, ¿le gustan los villancicos a alguien en algún sitio del mundo? Creo que es la peor música que se ha hecho en la historia hasta que le dejaron un micrófono a Justin Bieber y al menos a él, como debe tener un coeficiente intelectual de una piña con meningitis, tampoco se le puede echar la culpa. Lo de sus fans ya es otro… cantar. En fin, que me pierdo. Compras. Todo es más caro, todo es más lento y más vale que al niño no le haya dado por pedir el juguete de moda porque en ese caso más te vale saber algo de artes marciales para dejar fuera de combate a las abuelas psicóticas que amenazantes avanzan paraguas en mano como quien esgrime una estaca dispuesto a empalar a Drácula. Y luego de todo eso… a pagar. Ríete tú de Nacho Vidal, eso sí que es una buena cola. Pero claro, como todos, hemos cobrado la paga de navidad… bueno, todos… al menos los cuatro que tenemos trabajo, pues habrá que gastársela, no vaya a ser que ahorremos algo y se nos ocurra comprarnos un piso, que luego nos lo embargan y es peor el remedio que la enfermedad.

Una vez hemos dilapidado todo el sueldo del mes en adornos de choni para un motón de plásticos verdosos, y cientos de regalos que probablemente en menos de un mes estarán en el contenedor o amontonados en una habitación trabando amistad con cucarachas, ratones, banqueros y otros seres de dudosa reputación, sólo nos queda consolarnos en que ya estamos a día 15 de diciembre y aún nos queda la extra. Como vamos muy sobrados de dinero vamos a comer bien, unos bogavantes, un poco de caviar, un bocata de billetes, lo que sea, pero que sea caro, que no nos tachen de pobres, ¡hombre ya!

Bueno, la parafernalia es un coñazo, no nos engañemos, pero al menos nos queda el consuelo de que podremos ver a la familia. Estar todos reunidos es una gran felicidad… es una gran felicidad hasta que entra la suegra o ese cuñado inaguantable que siempre lleva la corbata atada a la cabeza en plan Rambo y dispara proyectiles de saliva mientras en precario equilibrio emula a un mandril patizambo encima de una silla al ritmo de “beben y beben”. Coño, que alguien ponga una de Justin Bieber. Cierto es que hay veces que es divertido y están bien este tipo de eventos gastronómico psicótico familiar, pero hostia, se puede hacer lo mismo un sábado cualquiera a mitad de marzo y comiendo bocadillos, te lo pasas igual de bien y sale a mitad de precio. La “felicidad” de esos días es más artificial que el árbol, al cual, por cierto, ya le faltan un par de figuras de esas de cera que algún invitado borracho estará mascando con desagrado creyendo que son de gominola.

Y para rematar la fiesta entra el abuelo disfrazado de Papá Noël, los mayores aplauden hipócritamente mientras guardan el secreto deseo de que se vaya de una puta vez para poder empezar con los cubatas, los adolescentes se ríen del abuelo  y empiezan con los cubatas (los que no están “tomando el aire” con unos cigarrillos aliñados) y los niños lloran aterrados. Inmejorable. Sin embargo, al año siguiente repetirán.

De estas fiestas, por tanto, sólo disfrutan los niños que se forran a estrenas y a regalos y que sólo lo han pasado mal cuando ha entrado el abuelo vestido de Papá Noël, pero podría ser peor, si hubiese entrado en pelotas todos se habrían aterrado. Vamos, que nos sacan la pasta como si estuviésemos en un italiano, que la felicidad forzada se podría tachar de hipocresía y que, como tantas otras fiestas, nos la ha metido por el culo un mamón italiano con un coche muy raro y un país para él solito, con la excusa del nacimiento de un payaso con barba que, para más inri, nació en verano.

Se acerca el invierno.

Un año más, como diría Sheldon Cooper, feliz Saturnalia a todos,

Tío Yyr.

8 comentarios:

M. dijo...

JAJAJAJAJAJJA Pero hombre, ¿y ese odio a la Navidad? Es cierto todo lo que has dicho, pero por lo menos el abuelo se lo pasa bien esa noche y los niños el resto de los días.
Y bueno... lo dicho... ¡que rule Justin Bieber y muerte a los villancicos!
(Me llamo Belén y llevo traumatizada toda mi vida a causa de esas horribles cancioncillas... y de toda la gente que viene a mí en esta época del año.)
Besazoooos :D



M.

Anónimo dijo...

Cada día te descubro y tambien me sorprende tú lucidez.
Creo que tienes una buena herencia.

Yyrkoon dijo...

M, nada personal contra la navidad, en realidad me sopla un huevo de canto, pero me pidieron un texto ácido sobre la navidad en la friki revista con la que colaboro y salió esto... una vez más cito a los grandes Luthiers para afirmar que yo soy como Mastropiero:

Toda vez que -por necesidades económicas- Mastropiero se vio obligado a componer música a pedido o por encargo, produjo obras mediocres e inexpresivas. Por el contrario, cuando sólo obedeció a su inspiración, jamás escribió una nota

Anónimo, lo de descubrirme lo dudo, lo de mi lucidez, lo sé... mi herencia... entre unos que no tienen un duro y los otros que se lo gastan todo en viajes poca herencia tengo yo :p

X dijo...

Gracias a Dios que lo has escrito por encargo: una crítica tan predecible y más vista que las leyendas urbanas no te hace justicia.

Por cierto, ardo en deseos de escuchar tu teoría Ralphlaurensiana. xD

Javier dijo...

Es un tema demasiado manido el de la falsedad navideña aunque sí, no deja de ser cierto.

Yyrkoon dijo...

X, gracias por ser siempre tan... refrescante :-)
aunque está vez tengo que reconocer que tienes razón (otras no tienes y otras tienes, pero no lo reconozco).

Un día de estos te mando un mail con la teoría, no quería desvelar tu secreto (si es que acierto) en tu web ni ofender a nadie.

Javier,
Sí, lo sé, pero creo que no queda ya mucho por decir de la Navidad. Prometo algo no tan visto para la próxima... mejor no porque no doy para más, pero no tan visto :-)

Maite Raigal dijo...

"Un año más, como diría Sheldon Cooper, feliz Saturnalia a todos" !¡ Me ha encantado, en serio. Estoy totalemente de acuerdo, no odio la navidad, pero incluye una falsedad y alguna que otra decepción que son algo insoportables. Te sigo, un besazo, Maite.

imposiblesinoeresyo.blogspot.com.es

Els quatre gats dijo...

Cero posts desde el 14-Nov. ¡Escribe algo perraco!
Saludos pikasianos