Historias inconclusas.

Andaba yo por uno de los blogs que frecuento y me encontré con algo interesante, algo que siempre me ha gustado hacer, acabar historias de los demás. Así llegué al blog de la rizos, desconocido para mí. Planteaba “un reto”, ella comenzaba una historia y los nominados tenían que continuarla. Síii, sin dudar pregunté si me podía apuntar, ella me dejó. Luego leí las historias que había ya hechas, por no repetirme y tal. Joder, había algunas muy buenas (otras no tanto), pero no había nivel en mis paupérrimos dedos para igualar alguna de las mentadas. En fin, ya lo había dicho, debería meditar mejor las cosas. Ahí va mi intento, en cursiva la parte que la rizos nos propuso continuar, en … ¿no cursiva?, el resto, si bien no espero que os guste más que las otras al menos sí que os guste un poco.

Se despertó pasadas las once, maldiciendo en voz alta por haberse olvidado de poner la alarma del despertador la noche anterior. Sin encender la luz, casi a tientas, se vistió velozmente y se recogió los rizos en una cola de caballo traviesa.
Subió las persianas de su dormitorio y descubrió un sol inmenso descansando en un cielo despejado y casi estival, por lo que la sonrisa se le escapó entre los dientes sin poder evitarlo.
Hoy tenía una cita, un encuentro que llevaba ya meses deseando, y nada ni nadie podría arrebatarle el cosquilleo alegre de la barriga ni la brillante mirada de Bambi con la que su compañero de piso la vio aparecer por la cocina.
-Joder, tía, parece que hayas pasado la noche retozando con Carlos Baute, menudo careto de felicidad…
-Idiota,- dijo ella llenándose el tazón de cerales sin perder la sonrisa- es que esta tarde he quedado con Juan. Iremos al cine y a cenar.
Manuel dejó caer de golpe el Penthouse sobre la mesa, salpicando de leche a la tetona rubia de la portada.
-¿Con Juan? ¿El chuloplaya ese que me presentaste el mes pasado en la fiesta de tu amiga? Tú estás loca, Amparo. Siempre buscas el amor de tu vida en tíos que piensan con la polla, así te va.
Amparo le sacó la lengua (llena de Frosties y colacao) y respondió:
-Tú qué sabes. Vale que Juan fuese un poco promiscuo en su adolescencia, pero ahora ha cambiado y es un tío súper interesante. Trabaja de locutor de radio y gana una pasta, y encima viaja todas las semanas a los Estados Unidos. Es un tío culto, maduro… y además dice que soy muy sexy, jijijj…
Manuel agarró su revista, la abrió por la página 16 y le acercó a su compañera una foto donde una buena mujer se mimaba a así misma con un consolador de 25 cm, murmurando entre carcajadas:
-Mira, para mí esto también es sexy. El término “sexy” es muy relativo…
No aguantó más. Se levantó de un salto sin mirar a su compañero borrando la sonrisa de su rostro de un plumazo, dejó el cuenco aún medio lleno de cereales en el fregadero y salió de la cocina no sin antes dedicarle un “¡gilipollas!” a Manuel, que siguió tan tranquilo leyendo su revista.
Qué sabría él de Juan, pensaba esa misma tarde mientras terminaba de ponerse el rímel y el colorete frente al espejo del baño. Las personas cambian, incluso ella misma…que hace unos años no hubiese sido capaz de llamar al tío de sus sueños y pedirle una cita. Pero ahí estaba ahora, imponente con su vestido de escote imposible y sus taconazos nuevos. Lista para comerse el mundo.
Cogió las llaves de casa, se puso colonia y bajó veloz las escaleras del bloque cuando vio aparecer el cochazo de Juan aparcando frente al portal.

----------------------------------


Al entrar en el Mercedes el aspecto de Juan la sobresaltó más incluso que el del propio vehículo. Vestía chaqueta cruzada y pantalones grises sobre una camisa de Gucci, aderezado con una fina bufanda negra con finísimas vetas violeta claro a juego con la tapicería. El pelo marrón desteñido le caía sobre los hombros ondeando suave y muy sutilmente sobre una piel impoluta, tersa y bronceada, pero sobre todo, por encima de cualquier otra cosa, resaltaban aquellos ojos verdes, profundos como fosas abisales y luminosos cual focos de marihuana de interior. Casi cualquier mujer habría tenido que coger las bragas del suelo y secar el asiento antes de darle dos besos. Amparo no era cualquier mujer. Aquello no hizo más que ponerla a la defensiva, y es que era más estrecha que las miras de Jesulín, al menos si pensaba que ellos querían intimar con ella, si era sólo ella la que quería, bueno, eso era otra historia.

Lamentablemente Juan tenía la sutileza más o menos por donde se pasaba la esponja, si hubiese tenido que disimular que no quería follar como un loco debería haberse puesto gafas de sol aunque fuese de noche e introducirse el pene entre las abdominales y el cinturón, siempre llevaba la tienda de campaña a cuestas. Difícil papeleta tenía por delante. Siempre le gustaron los retos. Él sabía de sobra como era ella, en la fiesta del mes anterior ya se estuvo informado; muy a su pesar también sabía como era él.

La noche transcurrió como debía, chistes buenos, ni demasiado fuertes, ni demasiado suaves, igual que el vino de la cena. La cena, buena, ni demasiado empalagosa, ni demasiado picante, igual que la película de antes. La película, bueeeeno, una mierda no empalaga ni pica, pero una mierda es. No se puede pedir todo. Juan, "Un caballero." pensaba ella, "Un caballero empalmado todo el tiempo, pero un caballero. Al fin y al cabo eso no se puede controlar". Al comenzar la velada puso metal clásico, un poquillo de Skid Row, como prometiendo una noche en trayectoria ascendente, como… A la vuelta, para dejarla en casa un poco de mi primo el nano (que no me toca nada y es mi hermano). Tenía Juan una conversación muy fluida y agradable, hablaba de todo y de nada a la vez, cuando María creía que ya no se podía profundizar más en un tema, de pronto se daba cuenta que no había dicho nada, vamos que venía a ser como Esperanza Aguirre. El único fallo de la velada fue un café al que fueron a tomar unos martinis antes de la cena, allí coincidieron con un amigo de Juan, la verdad, igual de agradable que de inoportuno. Se demoraron en demasía para el gusto de ella, por lo demás una noche idílica.

A la mañana siguiente, cuando se levantó, Manuel ya había cambiado la penthouse por la playboy.
-¿Qué tal te fue?
-Muy bien, eres un mal pensado, Juan es un tío increíble, sí que es cierto que quiere sólo follar, pero al menos lo intenta con un estilo diferente.
-¿Entonces te lo tirarás?- preguntó Manuel mirando pícaramente.
-Pues no lo sé, ya sabes que no me gusta que los tíos vengan a eso solamente, quizá en algún tiempo, si veo otros intereses…
-Pues que sepas dos cosas. Uno, no me equivoqué, Juan es un cerdo y hará cualquier cosa, repito, cualquier cosa, por follarse a la que se le meta entre los ojos. Dos, esta vez estás equivocada, estuve moviendo unos hilos anoche y resulta que Juan te quiere para un amigo suyo al que la novia ha dejado. Creo que lo montó todo para que os encontraseis ayer en no sé que lugar. ¿A que os encontrasteis a alguien?
-Bah, tonterías, no puede ser, esta noche hemos vuelto a quedar, ya veremos que pasa.

Al igual que el día anterior, Juan llegó con su cochazo, con su música que apuntaba en sentido ascendente y con su otra cosa ascendente también. Tomaron martinis antes de cenar, pero nadie apareció. Cenaron por el barrio del Carmen, en un local muy acaramelado, pero nadie apareció. Amparo se sintió aliviada, temía tener que darle la razón a Manuel. Vieron la exposición nocturna de Sorolla y tampoco apareció nadie. Juan siguió tan galante como el día anterior hasta que llegaron a la discoteca, allí estaba él. El chico del día anterior. “Maldita sea”, el chico no estaba mal, pero… “Joder, Juan está mucho más bueno y encima es majo y está forrado”. Ángel, el amigo de Juan, se les acopló toda la noche. Juan se perdía mucho rato y les dejaba solos para luego volver con cubatas para todos o con cualquier minucia y excusa. Cuando la noche tocó a su fin, Juan llamó a Amparo y le pidió que le acompañara a casa, debía contarle algo que le hacía sentirse mal. Amparo accedió.

La casa de Juan estaba impecable, todo con mucho estilo delatando su holgada posición económica. A Amparo se le habían subido a la cabeza los cubatas, pidió a Juan que le sirviera otro, este le sirvió agua. “Mierda, no me quiere emborrachar. Tiene que ser ahora”. Cuando Juan apenas había comenzado a decir “Bueno, de lo que quería hablar…” Amparo se lanzó sobre él y le arrancó la ropa, si él no hubiese tenido siempre la polla dura casi habría tenido que violarlo, se la introdujo dentro y comenzó a cabalgarle. Al principio Juan se resistió… muy al principio.

Ella saltó sobre él durante un buen rato. Quince minutos más tarde durante otro buen rato, y media hora más tarde durante un rato más. Apunto estaba de concluir el tercer buen rato cuando, aún dentro de ella y jadeando Juan cogió el móvil y la miró con una avisa sonrisa y marcó. Amparo no daba crédito, pero en éxtasis como estaba no se detuvo. Al parecer, al otro lado de la línea descolgaron. Juan clavó sus ojos en los de ella y sin dejar de jadear le dijo al micrófono.
-Manuel, todo según el plan, eres un amigo. Sí, le diré que se lo advertiste.

24 comentarios:

X dijo...

No voy a leerlos todos para comparar, que está feo, pero he leído otro así un poco al azar y me ha gustado menos que el tuyo, supongo que soy demasiado "serio" para escribir, salvo que se diga lo contrario desde el principio, cosa que no era el caso.

De ahí que ciertas referencias a Esperanza Aguirre, Jesulín, y demás polladas me chirríen un poco, que en un post normal de un blog normal sí, en un relato como que no lo veo, al menos en uno que no sea de risa. Aparte, tu parte (valga la cacofonía) me ha parecido demasiado larga, y el final tirando a anodino. En cómputo general no está mal, habida cuenta de que el principio era difícil de igualar.

Yyrkoon dijo...

Bueno, las referencias... en principio la idea fue hacerlo de cachondeo, luego lo dejé a medias dos días y me cambió la visión, así soy yo, volátil. Y, en serio, había alguno muy bueno.

Eingel dijo...

al decir que haria cualquier cosa... me imaginaba por donde irian los tiros. Muy bueno

Oscar García dijo...

Muy bueno e inesperado ese final Yyrkoon. Me olí algo pero me despistaste con el tal Ángel.

Ese quizá en algún tiempo se aceleró cuando le vió las orejas al lobo jaja.

Un saludo

El extraño desconocido dijo...

Pues a mi me ha gustado, con la parte de cachondeo incluida.

La Rizos dijo...

Jajja vaya vaya con los planes :P
Me gustó, me gustó mucho. Gracias por seguirme el juego ;)

Yyrkoon dijo...

Eingel, ese fue justo el momento cuando decidí por donde iban a ir los susodichos tiros, tres segundos antes no tenía ni idea de lo que estaba escribiendo. ^_^!

Oscar, quizá le podía haber añadido algo de sangre, nunca está de más. Todo el mundo actua más rápido (y más precipotadamente) bajo presión, es "bueno" no dejar pensar. Que los demás piensen siempre es malo para uno mismo... halaaaa, si seré bruto... xDDD

Extraño, que sorpresa que te haya gustado el cachondeo, con lo serio que tú eres, caracol! (que no cara-col)

Rizos, tu hiciste el juego, gracias a ti por dejame jugar, créeme que no habría jugado si no me hubiese parecido interesante.

TODOS: Me alegro que os haya gustado, para eso estamos.

xenia dijo...

Hola ^_^!!! Si, he estado desaparecida, pero ya he vuelto!! xDD enfermita pero ya estoy por aquí...

Me ha encantado, buenísimo!!! Se me ha hecho corto, me ha gustado mucho sisisisisisi :D

Vera dijo...

Cambio brutal de estilo..que curioso el juego, no? siempre que lees una historia sabes si te gusta el estilo o no, pero al leer seguido a dos personas tan distintas es cuando se aprecia realmente.
Me gusta mucho como escribe tu amiga. Tu parte es divertida y con un final muy a lo "las amistades peligrosas"

Markesa Merteuil dijo...

A mí qué quieres que te diga, la descripción del tío me parece repulsiva... A mí se me presenta uno de esa guisa y creo que le vomito encima. Y si encima empieza con los chistecitos... buffff.

Menos mal que las cosas acaban bien: sin ropa, porque con lo petulante que era el tipo vistiendo... mejor quitarle todo cuanto antes. Y mucho mejor aún no tener que aguantarlo más veces, porque qué sosón.

Fle dijo...

Buenas,

Pues se me ha hecho un poco largo, siento decirte y coincido con el chirrido de cierto toque humorístico, pero bueno, en términos generales tiene su gracia, aunque lo de que pare para llamar al amigo no se lo cree ni dios, vamos.

Hala, a pasarlo bien!
Besetes!

xenia dijo...

Estas nominado que lo sepas!! :P

Yyrkoon dijo...

Vera, ¿a quien has apreciado realmente, a ella o a mi? ^_^

Marquesa, lo sé, lo sé, pero es que cuando me imaginé un guaperas y con un cochazo sólo podía ver o un pijousky o un maquinero come pastillas. Para mi historia iba mejor un pijousky, además, no me jodas, a mi si una tía está buenísima y me cae como el culo y es imbécil le pueden dar viento, pero sin conocerla, por muy pija que sea no van a ser los prejuicios lo que me quiten las ganas.

Fle, coñe, es una historia, claro que no se lo cree nadie, pero había que darle vidilla al asunto. Al que escribe que las palomitas se comen a los humanos no le has dicho nada :P

Xenia, voy a ello

Markesa Merteuil dijo...

A mí es que el típico presunto guaperas pijiguay como que... (hice una descripción en su día de unos en mi blog, el 18 de enero de 2008 acerca de qué es lo que me pueden llegar a inspirar) La única ventaja es que si no me gusta como viste pueda que tenga verdadera urgencia de desnudarle, pero... con esas pintas me imagino que habrá más cosas que quitar, además de la ropa, y... para cuando acabase estaría agotada.

Yyrkoon dijo...

ummm no frecuentaba tu blog por aquellos entonces, daré por hecho que la inclusión de la fecha exacta del post es una invitación a leerlo así que ahora mismo voy. En cualquier caso la desventaja de no comenzar una historia es que no eliges a sus protagonistas.

Markesa Merteuil dijo...

Lo sé, lo sé... Y ya te hice la aclaración acerca de tu coment. Hay una confesión y todo ;) :$

Vera dijo...

Hola!pues creo que me gusta más su estilo..ejem!jiji^-^.Aunque claro, en tan poco texto no sabría decirte.
A mí me resulta muy divertido que te den una historia comenzada y la gente tenga que continuarlas sobre la marcha, aunq los personajes no te gusten demasiado.
cuanto tiempo q no tenia tiempo ni para pasar por akí!
Un saludo

El extraño desconocido dijo...

toc,toc!

hay alguien ahí?

Nikaperucita dijo...

¿Y tú donde andas? :(

Yyrkoon dijo...

Ya voy, ya voy, ¡¡leñe!!
Que me habéis pillado en el giñadero, que uno ya no puede ni echar un zurullito de dos semanas tranquilo, joe.

xenia dijo...

Como te haces de rogar che!!! xD

Miriam dijo...

Yyrkoon, no te disculpes por lo que escribes nunca, y no le des explicaciones a nadie.
Les gustará o no, punto, pero un escritor no tiene por qué justificarse por lo que escribe, y tu lo has hecho con la opinión de uno.
No lo hagas.

Miriam dijo...

Posdata.
Me ha encantado, la tia iba buscando eso más que él. Y no se puede decir que él escondiera sus intenciones.
Ahora, el compañero de piso se las trae. Es para tirarlo por la ventana.

Yyrkoon dijo...

Vaya, no me acordaba ya de esta. Desde luego, ahora que ya hace tiempo que la escribí me gusta bastante más que cuando lo hice. Está graciosa.